Volver a la entrada de la Web -- Volver al Menú de Entrada


Ana Ruiz Domínguez

(Creadora de la Flamencoterápia)

Desde mi larga experiencia docente de profesora de flamenco, he venido observando el interés que despierta en todos los públicos, sin distinción de edades, este arte tan especial y tan nuestro.

Por mi vocación y conocimientos, he configurado un programa que lleva en su conjunto diferentes procesos entre los que se encuentran la gimnasia, el movimiento muscular y la relajación a través del baile flamenco. Todo ello aplicado fisiológicamente al cuerpo humano como terapia.

Gracias a mi formación como Flamencóloga, quiromasajista, reflexoterapeuta y naturopata, he podido desarrollar este programa, con acierto creciente, dentro de un marco totalmente profesional que no admite intrusismo.

Este programa comienza con una introducción elemental al arte flamenco centrado en el baile para mayores y no tan mayores, prestando una especial atención en los alumnos con mayor dificultad en su movilidad. Las coreografías, en las que se combinan el uso de las castañuelas, abanicos y mantones y un intenso calentamiento previo, provocan mejoras físicas y psíquicas perceptibles desde el primer día.

Esta Terapia viene a paliar tensiones y stress mediante el ejercicio que se practica en el baile flamenco mejorando el estado físico, mental y emocional de las personas que lo practican.

Este procedimiento, convertido ya en "Método", al que suele llamar "Taller de flamenco terapia", ha tenido una buena acogida en todos los medios de comunicación.

Este método de la flamenco terapia se viene aplicando en todos los centros cívicos del ayuntamiento de Granada con un alto porcentaje de rendimiento.

FLAMENCOTERÁPIA - (LIBRO PUBLICADO EN 2012)

El Libro de la Flamencoterapia

Si estás interesado en este libro mandame un correo electrónico a:

anaruizd@gmail.com

Momentos de la presentación del libro

Momento de la Presentación Brindis por el libro

12 de Junio el "Mador" Granada

Flamencoterapia, cómo combatir la depresión a ritmo de bulerías

Momentos en un curso

Vencer una depresión, mejorar el riego sanguíneo, aliviar los dolores de espalda o ganar agilidad son algunos de los logros de la flamencoterapia, ejercicios basados en el baile flamenco. Diseñados por una bailaora y flamencóloga granadina que ha verificado estos efectos en sus talleres.

Para diseñar esta terapia, aunó sus conocimientos de danza y flamenco, conversó con psicólogos y extrajo algunos elementos de Pilates. El resultado es una gimnasia "nada agresiva, que insiste en los estiramientos y que contribuye a mantener en forma el cuerpo y la mente", ha explicado su creadora, Ana María Ruiz.

Está destinado a personas con problemas de depresión, soledad o Alzheimer, a ancianos que no pueden practicar ejercicio físico intenso, a quienes ya no tienen edad para ser estrellas del baile flamenco pero quieren aprenderlo, a discapacitados psíquicos o a quienes sufran reducción de la psicomotricidad.

Gracias a las coreografías, en las que se combina el uso de las castañuelas, abanicos y mantones, y a un intenso calentamiento previo. Las mejorías físicas y psíquicas se perciben "desde el primer día", asegura, nuestra profesora.

A ritmo de bulerías

Ana María, que ejerce la flamencoterapia en La Zubia (Granada), apunta entre sus beneficios el alivio de los dolores de espalda porque "corrige errores posturales" o el fortalecimiento del suelo pélvico para frenar la incontinencia urinaria. La mente se ejercita para recordar los pasos, el oído para seguir el compás y el cuerpo para ejecutar los movimientos, mientras que la música aporta sus bondades psicológicas a ritmo de bulerías, fandangos o tanguillos, señala. Además de los efectos saludables, la flamencoterapia persigue dar a conocer el arte flamenco y hacer que quienes lo rechazan porque no lo entienden sean capaces de diferenciar los distintos palos y disfrutar de los distintos sentimientos que transmiten con el cante y el baile.

Taller de Flamencoterápia

Flamencoterápia, ejercicios para cuerpo y alma a ritmo de bulerías


Granada, 2 feb (EFE).- Vencer una depresión, mejorar el riego sanguíneo, aliviar los dolores de espalda o ganar agilidad son algunos de los logros de la flamencoterapia. Ejercicios basados en el baile flamenco diseñados por una bailaora y flamencóloga granadina que ha verificado estos efectos en sus talleres.

Para diseñar esta terapia aunó sus conocimientos de danza y flamenco, conversó con psicólogos y extrajo algunos elementos de Pilates. El resultado es una gimnasia "nada agresiva, que insiste en los estiramientos y que contribuye a mantener en forma el cuerpo y la mente". Ha explicado su creadora, Ana María Ruiz, en una entrevista con Efe.

La Flamencoterapia está destinada a personas con problemas de depresión, soledad o Alzheimer, a ancianos que no pueden practicar ejercicio físico intenso, a quienes ya no tienen edad para ser estrellas del baile flamenco pero quieren aprenderlo, a discapacitados psíquicos o a quienes sufran reducción de la psicomotricidad.

Gracias a las coreografías, en las que se combina el uso de las castañuelas, abanicos y mantones, y a un intenso calentamiento previo, las mejorías físicas y psíquicas se perciben "desde el primer día", asegura. Ana María, que ejerce la flamencoterapia en La Zubia (Granada). Apunta, entre sus beneficios, el alivio de los dolores de espalda porque "corrige errores posturales" o el fortalecimiento del suelo pélvico para frenar la incontinencia urinaria.

La mente se ejercita para recordar los pasos, el oído para seguir el compás y el cuerpo para ejecutar los movimientos, mientras que la música aporta sus bondades psicológicas a ritmo de bulerías, fandangos o tanguillos.

Además de los efectos saludables, la flamencoterapia persigue dar a conocer el arte flamenco y hacer que quienes lo rechazan porque no lo entienden sean capaces de diferenciar los distintos palos y disfrutar de los distintos sentimientos que transmiten con el cante y el baile.

Esta gimnasia para espíritu y cuerpo, destinada a personas mayores de 30 años, no les convertirá en artistas destacados, pero sí les capacitará para bailar con los amigos y conocer el mundo del flamenco.

El gusto por el flamenco, por indagar en su historia y por difundirla acompañan a Ana María desde edades tempranas y la han llevado a impartir clases prácticas y conferencias en Cuba o Costa Rica, a ser jurado de prestigiosos certámenes en España y a integrar el grupo "Fuerza y esencia de mujer", donde transforma las letras tradicionalmente machistas en mensajes contra la violencia de género y la autonomía de la mujer.


El Flamenco es una filosofía de vida

Conferencia Antonio Torcuato Marín.

Entrevista en el "Informa-tico.com" realizada por María José Nuñez


Desde los seis años, en su natal Granada, la vida de la "bailaora" española Ana Ruiz se volvió al Flamenco, una filosofía de vida, que le ayuda a salir de la tristeza y la hace experimentar en un mundo mágico.

"No se trata solo de un baile, se trata de una forma de vivir, el Flamenco se vive, se siente", así lo contó la reconocida profesora de Flamenco a Informa-tico en días pasados. Licenciada en Historia y experta en Flamencología de la Universidad de Granada, Ana Ruiz fue recibida en nuestro país por la Fundación Flamencos de Costa Rica y en un intercambio cultural impartió una serie de talleres y cursos a un grupo de profesionales y aficionados.

Con dos hijos en su vida, ella ha experimentado las mieles de enseñar el Flamenco durante 25 años y en esta ocasión, tuvo la oportunidad de traer a Costa Rica un poco de su cultura. "En este país hay gran cantidad de personas interesadas en el Flamenco y yo vine como representante de un convenio con el Colegio de Gestores Administrativos de España, a potenciar ésta práctica y traerles un poco de información sobre el baile".

"No se trata de saberse algunos pasos, quien baila Flamenco es un artista, debe tener actitud, aptitud, pero especialmente, conocimiento sobre el significado que tiene".

De acuerdo con la bailarina, el flamenco se confunde en muchos lugares con un baile de gitanos, pero la realidad es que éste es el crisol de la cultura del pueblo Andaluz.

"Los gitanos llegaron a España en 1425 y datos históricos demuestran que el Flamenco existe desde antes de Cristo. Los gitanos aportaron parte de su cultura pero en realidad este arte es propio de Andalucía".

Manifestó sentirse muy satisfecha porque tuvo la oportunidad de traer esta información a los costarricenses que se interesan por este baile en Costa Rica.

"La gente que practica Flamenco necesita un maestro que le ayude a estructurar el canto y el baile, de hecho, en esta oportunidad, logramos trabajar con algunos estudiantes los tangos de Granada y la Azulera, quienes se mostraron sumamente entusiastas con esta experiencia".

Ana Ruiz impartió varios cursos en la Universidad de Costa Rica, en el Taller Nacional de Danza y al grupo Al-Ándalus, dio conferencias en el Centro Cultural Español y en el Centro de Cultura Mexicana.

Aseguró que en Costa Rica ha visto personas bailar maravillosamente, quienes podrían hacerle la competencia a cualquier experto en España, pero muchos requieren de información general sobre el flamenco.

"Me voy muy agradecida con el Taller Nacional de Danza y con el Conservatorio El Barco, así como con muchas personas que me recibieron tan amablemente en esta hermosa nación".
"Mi mensaje para quienes están interesados en el Flamenco es que trabajen y estudien mucho y que no olviden que no porque se sepan unos bailes son bailadores, deben prepararse, formarse y poner todas sus energías en ello.


Preparación antes de las Clases (Estiramientos)

Ejercicios de Estiramientos